Introducción

Podríamos hacer un experimento: parar a la primera persona que pasa por la calle y preguntarle sobre las criptomonedas. En el 99% de los casos emitirá un suspiro y nos mirará como si estuviéramos hablando de física cuántica o de la próxima invasión extraterrestre. Te dirá que ha leído algo en los periódicos, que ha oído hablar de ello o que tiene un tío o un primo que sabe mucho al respecto. O te dirá que todo es humo y que ha escuchado o ha leído no sé dónde que ese Bitcoin es una gran burbuja y que pronto explotará, que mucha gente ha perdido dinero y unas cuantas sandeces más.

El problema es que no se pueden hacer semejantes afirmaciones si no sabemos primero qué es una tasa de interés cercana a cero creada artificialmente gracias a la inyección ilimitada de dinero institucional, o si no sabemos que la inflación es en realidad el aumento de la oferta monetaria (causa), no el aumento de los precios (consecuencia), y que este aumento en la oferta monetaria es un monopolio fantástico para los gobiernos,  quienes se financian sin cesar con nueva deuda, y para los bancos comerciales, quienes reciben nueva liquidez del banco central de turno y pueden comenzar de nuevo la expansión crediticia que inevitablemente conduce al desastre. Además, dejamos de lado un concepto fundamental: la acción humana no es «matematizable».

El problema del sistema bancario tradicional

El ser humano no es predecible y no se puede encasillar con simples estadísticas. No podemos estar seguros de que siempre sea solvente o de que nos devuelva el préstamo. No podemos estar seguros de que vaya a invertir bien el dinero prestado por el banco, ni de que su gran proyecto empresarial pueda funcionar, sobre todo si se pone en marcha gracias al crédito inmediato y no está respaldado por el ahorro previo. Ni siquiera hay garantías, por lo que prestar dinero mediante el sistema de reserva fraccionaria conduce a la quiebra en el 100% de los casos.

La historia nos lo enseña, y en los últimos doscientos años ningún banco que haya utilizado la expansión crediticia con reserva fraccionaria ha logrado sobrevivir en el tiempo; además, aumentar la oferta monetaria para salvar la economía y mantener en vida al moribundo siempre conduce a un solo resultado: menos trabajo, aumento de los precios de los bienes de consumo, reducción de los precios de los bienes de capital, pérdida de poder adquisitivo y distorsión de la cadena de producción, lo que conduce inevitablemente a crisis recurrentes y cada vez más profundas.

Pero, sobre todo, el gran error es hacerle creer a una persona con un salario modesto que puede permitirse el nuevo SUV de 30.000€ o el nuevo Iphone de 1000€. Tranquilo, lo puedes pagar todo en cómodas cuotas mensuales. Todo centrado absolutamente en el consumo inmediato, por lo que los precios de los bienes de consumo suben, mientras que tu salario sigue siendo el mismo. ¿Resultado? Pues que pierdes poder adquisitivo día tras día, ya que tu dinero vale cada vez menos. Bienvenido al maravilloso mundo del falso bienestar, donde todos trabajamos cada vez más con peores condiciones y horarios, y por supuesto somos cada vez más esclavos del sistema. Seguro que esto te suena.

Bitcoin y las criptomonedas

Y luego están las criptomonedas y nuestro amigo Bitcoin.  En primer lugar, debes tener claro un concepto: Bitcoin con letras mayúsculas es un protocolo de código abierto (como Internet) que funciona con la tecnología blockchain, mientras que bitcoin con minúsculas es la moneda que se utiliza en el protocolo para intercambiar dinero sin un intermediario.

Todo fue creado en 2008 por una persona o grupo anónimo llamado Satoshi Nakamoto. Nació de varios experimentos fallidos en los años noventa en los que un grupo llamado CypherPunks intentó crear un dinero digital y descentralizado. Bitcoin no es de nadie, al igual que Internet. Funciona gracias a una red de ordenadores distribuidos por todo el mundo (mineros), que se encargan de verificar cada transacción e incluirla en el bloque. Por este motivo hablamos de blockchain, una tecnología revolucionaria que ofrece seguridad, trazabilidad y transparencia. Estos mineros compiten entre sí y ponen a disposición su energía computacional para resolver un problema matemático que permita verificar el bloque. El minero que verifica el bloque se lleva la recompensa, y esto sucede aproximadamente cada 10 minutos.

¿Cómo es posible? Es posible porque la dificultad matemática se actualiza constantemente para que se tarde 10 minutos en resolver un bloque. Cada diez minutos el minero ganador recibe como recompensa bitcoins que son generados por el protocolo y que se reducen a la mitad cada cuatro años con un proceso llamado halving.

El halving en Bitcoin

En resumen: de 2009 a 2012 el minero que resuelve el bloque recibe 50 bitcoins cada diez minutos. De 2012 a 2016 recibió 25. Luego de 2016 a 2020 recibe 12,5. De 2020 a 2024 recibe 6.25, y así hasta el año 2140. Esto significa que la política monetaria de Bitcoin es deflacionaria con el paso de los halvings: cada vez se producen menos bitcoins (oferta limitada), por lo que su valor tiende a crecer con el tiempo (siempre que la demanda lo permita), exactamente lo contrario de lo que sucede con los euros o los dólares.

Pero hay más: solo hay 21 millones de bitcoins, por lo que es un activo escaso que puede convertirse en una reserva de valor como el oro, a pesar de la gran volatilidad actual. Bitcoin y las criptomonedas ofrecen algo único: podemos mover dinero sin necesidad de un intermediario. Solo necesitamos una conexión a internet y la dirección del destinatario. Es como un whatsapp donde los mensajes se traducen en dinero.

¿Puedo hacerme rico de la noche a la mañana invirtiendo en criptomonedas?

La respuesta es no.

¿Puedo aumentar mi riqueza a medio y largo plazo invirtiendo en criptomonedas? Afirmativo, pero solo si sigues un proceso adecuado de estudio y formación que te permita comprender plenamente este sector. Entender antes de creer, estudiar antes de invertir, y hacerlo solo con dinero que estemos dispuestos a perder (regla número 1).

Y esto es precisamente lo que enseñamos en nuestra Academia Fórmula cripto: entiendo cómo funciona el sistema monetario actual, entiendo Bitcoin y aprendo dónde comprarlo, entiendo qué son las altcoins y dónde comprarlas y, finalmente, entro en el mundo de las finanzas descentralizadas, un pequeño lago escondido en las montañas donde en este momento hay muchos peces y pocos pescadores.

Conclusiones

Vivimos en un siglo lleno de oportunidades, y a todos los jóvenes y no tan jóvenes siempre les digo lo mismo: si no te ocupas de tu economía, la economía te ocupará a ti. No cabe duda de que las criptomonedas han venido para quedarse, así como la tecnología blockchain, y el que no se forme ahora por visión, tendrá que hacerlo dentro de unos años por obligación. ¿Estás listo para el cambio?

¿Qué puntuación le das?
(Votos: 3 Promedio: 5)

¡Nos vemos en el webinar

Viernes 25 de Noviembre

a las 20:00h!

Responsable: Fórmula cripto®.

Finalidad de los datos: Darte información.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo.
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Mailchimp.
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Dime dónde quieres que te envie tu regalo

Responsable: Fórmula cripto®.

Finalidad de los datos: Darte información.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo.
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Mailchimp.
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.